Canto-pajaros.es

A - Z

El canto y los sonidos de las aves

Para aquellos de nosotros que estamos interesados en la naturaleza y pasamos mucho de nuestro tiempo al aire libre, oír el canto de las aves es toda una experiencia. Sin embargo, a esto se le añade una nueva dimensión cuando se es capaz de nombrar los pájaros cantores. Es como si la naturaleza tuviera mil nuevas voces. El paisaje cobra vida y se hace más rico y diverso cuando eres capaz de distinguir las aves basándote únicamente en sus voces. Sabemos que están presentes incluso si no podemos verlas, y nuestra conexión con la naturaleza se hace más cercana.

¿Por qué cantan las aves?

El canto y los demás sonidos de las aves siempre tienen un significado, y los ornitólogos e investigadores han intentado interpretar su delicado lenguaje musical durante años. Nunca entenderemos con exactitud lo que muchas especies expresan con su versátil repertorio de sonidos. Sin embargo, los investigadores han descifrado el significado general que se esconde tras lo que dicen las aves cuando se comunican entre ellas.

Los sonidos de las aves son expresivos y diversos. Sus funciones generales son:
- marcar el territorio del ave
- atraer y conquistar a las hembras de la misma especie
- alertar a sus congéneres y a su prole de diversas amenazas y peligros
- Mantenerse en contacto con la bandada u otros individuos

De la misma forma que el lenguaje es vital para nuestra comunicación, las distintas especies de pájaros tienen sonidos variados con significados diferentes y específicos. Los sonidos son muy numerosos. Se extienden desde el canto más increíblemente bello hasta los sonidos más desagradables, y pueden desarrollarse como un canto solista o en forma de coro de toda una bandada de aves.

Las aves encaran el canto de distintas formas. Algunas aves repiten el mismo verso una u otra vez, mientras otras componen largos y variados cuadros sonoros. El triguero, el escribano cerillo, el pinzón vulgar, el mosquitero musical y muchas otras especies entonan cantos cortos de 2-3 segundos. Normalmente, repiten el mismo canto sin apenas ningún cambio. Otras especies, como el carricerín común, el carricero, la alondra y el estornino, entonan largos cantos de hasta varios minutos con continuas variaciones. ¿Por qué existen estas diferencias? Hay algo que indica que existe una conexión con la función del trino. Variará dependiendo de su propósito es defender el territorio o atraer a las hembras.

Si un ave canora macho utiliza el canto para defender el territorio, es importante para ella escuchar y averiguar si hay otros machos cerca. Probablemente escuchar y cantar simultáneamente no le resultará fácil. Por ello, debe entonar cantos breves con largas pausas para escuchar entre cantos. También es importante que los machos vecinos reconozcan su canto para no confundirlo con un extraño a quien atacarían. Por lo tanto, debe utilizar un canto bastante simple con poca variación para tener la seguridad de que los vecinos lo recuerdan. Al mismo tiempo, se mueve por su territorio. Los investigadores han descubierto que las aves que cantan y se mueven mucho por su territorio pretenden dar a los machos competidores la impresión de que ya hay más de un macho habitando la zona. Esto advierte a los otros machos de la misma especie que deberían renunciar a sus intentos de asentarse allí.

El ave macho cantará de distinta forma si el objetivo es atraer a una hembra. No necesita detenerse y escuchar y, de este modo, puede cantar durante periodos más prolongados. Tampoco es importante que la canción sea sencilla o reconocible individualmente. Al contrario, probablemente sea mejor utilizar tantas variaciones como sea posible, ya que esto parece atraer a las hembras.

De esta forma, el propósito de la canción ayuda a determinar su diseño: la defensa del territorio requiere cantos simples y breves, mientras que para atraer a las hembras se necesitan cantos largos y variados. Muchas especies pueden tener un canto intermedio, desarrollado para cumplir ambos objetivos a la vez de la mejor forma posible. Otras especies incluso disponen de más formas de canto para las distintas ocasiones.

¿Cómo cantan las aves?
Las aves no poseen laringe con cuerdas vocales, sino una especie de globo (siringe) en la base de la tráquea. Ese es el motivo por el que un gallo aún puede cacarear después de cortarle el pescuezo: el aparato vocal aún sigue conectado al sistema respiratorio. Un análisis sonoro del canto de un pájaro a menudo muestra dos sonidos simultáneos. ¡Las aves pueden cantar duetos consigo mismas! El motivo es que los sonidos de los pájaros son producidos por dos delgadas membranas conectadas a la siringe. El análisis sonoro revela también que la voz de un ave es capaz de generar un volumen que alcanza unos impresionantes 110 dB en los pasajes más potentes. Dicho volumen iguala el sonido del claxon de un automóvil.

Las aves esperan su turno por las mañanas
Cantar por la mañana es lo mejor y, cuanto más temprano, más favorable. Antes de que nos hayamos levantado de la cama, las aves se encuentran en su momento más activo en lo que respecta al canto. La humedad relativa es reducida, la temperatura es baja y normalmente el viento es suave, todo lo cual se suma para ofrecer unas condiciones óptimas para el sonido. Otro motivo para cantar en las primeras horas de la mañana es utilizar el tiempo antes de que estén activos los insectos, la principal fuente de alimento durante la época de apareamiento, y antes de que haya suficiente luz para encontrarlos. Probablemente, al alba también es importante decir a los rivales que el territorio aún está ocupado.

Una mañana de primavera amanece con una algarabía de cantos de aves. Todos los pájaros cantan a la vez. ¿Cómo es posible oír a un macho concreto? La respuesta es sencilla: el macho espera hasta que haya una pausa en el coro. Evita de forma específica cantar cuando sus congéneres están cantando. Aquello que suena como un revoltijo de voces de aves para el oído humano es en realidad una orquesta. Intenta escuchar a los machos vecinos del pinzón vulgar, el escribano cerillo y la curruca zarcera, o a otras especies con cantos cortos. Raramente los oirás cantar al mismo tiempo. Sus cantos aparecen limpiamente, ocupando las pausas de los vecinos. Un ave macho tampoco comenzará un canto si otra especie con un canto largo y sonoro acaba de empezar a cantar. Este fenómeno se demuestra claramente cuando un chochín se une al coro. Este pequeño pájaro tiene un canto largo e increíblemente potente que ahoga el resto de sonidos. Si hay un pinzón cerca, comenzará su canto inmediatamente después de la expresión canora extrema del chochín. En otras palabras, cuela sus versos en las pausas del chochín y termina antes de que vuelva a romper a cantar.

Las voces de las aves en los bosques y en campo abierto
Toda la música necesita las condiciones acústicas adecuadas. Acústicamente hablando, los hábitats de las aves pueden dividirse en dos grandes grupos: los bosques y el campo abierto.

En un bosque, los árboles y sus hojas atenúan y expanden el sonido. Es más, en el bosque se produce frecuentemente el fenómeno del eco, y este efecto hace que las cadenas rápidas de sonidos se fusionen y, como consecuencia, el receptor es incapaz de diferenciarlos. Debido a esto, las aves de los bosques a menudo evitan los pasajes rápidos en su canto. En la selva tropical las aves cantan frecuentemente con tonos largos, profundos y sibilantes. Estos son los sonidos que probablemente penetren mejor en el denso dosel arbóreo.

En el campo abierto, las aves pueden permitirse utilizar sonidos rápidos. Al repetir cada elemento del canto un par de veces y al cantar a gran velocidad, el receptor oirá la mayor parte del canto, aunque el viento o el movimiento del aire destruya determinados pasajes.

La acústica es muy importante para la estructura de los cantos, incluso dentro de una especie en concreto. Los carboneros comunes suenan muy similares en un bosque denso, incluso aunque vivan a miles de kilómetros de distancia. Sin embargo, el canto del carbonero común puede variar muy significativamente en un radio de unos pocos kilómetros si la acústica cambia del bosque denso a un paisaje más abierto. El pájaro se adapta al clima acústico, porque los machos que entonan los cantos mejor adaptados enviarán su mensaje más lejos y, por lo tanto, tendrán más éxito a la hora de atraer a una pareja y ahuyentar a otros machos.

También las aves deben aprender el canto de su especie
Las aves no nacen con el trino listo para salir de su pico. El canto debe aprenderse. Si se separa a los polluelos de sus congéneres a una edad temprana, no aprenderán a cantar.

La mayoría de las especies están abiertas al aprendizaje del canto solo durante un breve periodo de sus vidas (varía desde los tres primeros meses hasta un año). Algunas especies aprenden los cantos durante su primer verano y los recordarán al año siguiente, antes empezar a practicarlos y reproducirlos.

Los machos jóvenes cuentan con un patrón innato para el sonido del canto de su propia especie. Este patrón los ayuda a concentrar su atención en el canto de otros miembros de su especie, con el fin de incorporar cada vez más detalles a su patrón de canto. Al final, el ave sabrá cómo se supone que debe cantar. Este proceso tiene lugar durante el periodo sensible, que es, como ya se mencionó anteriormente, bastante corto, y a menudo finaliza antes del inicio de la fase de práctica.

Generalmente, la dase de práctica tendrá lugar la siguiente primavera. En esta fase, los pájaros comparan constantemente su propio canto, que oyen a través de sus oídos, con el patrón de canto, y continúan practicando hasta que el canto y el patrón coinciden.

El canto de las aves es una experiencia de la naturaleza
El canto del as aves anuncia la primavera y nos dice que se acerca el verano. Cuando el mirlo canta los primeros versos, y cuando la alondra emite sus trinos, estos son una señal segura de que los días de oscuridad han terminado. El canto de las aves en primavera y verano constituyen una experiencia asombrosa en la naturaleza. En realidad, la mayoría de las personas conocen algunas especies de aves tan solo por su canto. Por ejemplo: ¿cuántas personas conocen el aspecto del cuco o del ruiseñor? Los sonidos de las aves son una parte muy importante y valiosa de nuestra vida diaria y de nuestra experiencia en la naturaleza. Imagina que desaparecieran los gorjeos del gorrión común de los setos, los arrullos de la paloma torcaz y el trino claro del herrerillo común de los manzanos: ¡la vida sería mucho más desgraciada y gris!

Aprende a reconocer las voces de las aves
La mayoría de las personas tienen dificultades para aprender y reconocer el canto y los otros sonidos de las distintas especies de aves. Bien, ¿cómo se aprende? Por supuesto, lo mejor es aprender de un maestro. Lleva a tus excursiones de senderismo a un aficionado experto en pájaros que pueda identificar los sonidos de la naturaleza. Pero ¿cuántos conocen a una persona así? Es ahí donde este sitio web puede ayudarte enormemente. Y la web no se irritará porque preguntes una y otra vez cómo suena el canto del pinzón. Recuerda, sin embargo, que los sonidos de la web son únicamente un ejemplo de un individuo. En realidad, los sonidos varían ligeramente de un ave a otra, por lo que no debes fijarte demasiado en las pequeñas diferencias que escuchas entre los ejemplos de sonidos de la web y el pájaro de tu jardín o del bosque.

Para la mayoría, es más difícil recordar las voces de las aves que su apariencia. Puede llevar bastante tiempo reconocer el canto y los reclamos, pero es un pasatiempo entretenido, divertido y agradable. Muchas especies tienen sonidos muy característicos y son más fáciles de reconocer, mientras otras son anónimas o muy complicadas de distinguir. Además, algunos pájaros emiten sonidos que se asemejan a los de otras especies. Por lo tanto, cada año, cuando comience de nuevo el coro de aves, deberías empezar por la regla, en lugar de comenzar por las excepciones.

Una buena forma de aprender a distinguir las voces de las aves es comenzar al inicio de la primavera, antes de que lleguen las aves migratorias y florezcan los árboles. Empieza por aprender las voces de los pájaros normales. Si eres capaz de distinguir las voces de los herrerillos, los trepadores y los carpinteros, la confusión del cuadro sonoro no será tan grande: ya reconoces algunas de las especies y puedes, por lo tanto, concentrarte en los sonidos nuevos y desconocidos.

Si deseas llegar a conocer el canto de las aves, deberías notar cómo se construye. Te ayudará a analizar el canto basándote en su estructura, tono, longitud, tempo, intensidad y timbre.

Estructura
En el caso de algunas especies, todos los machos cantan siempre la misma melodía. Son los más sencillos de reconocer. Ejemplo: escribano cerillo.
Otras especies tienen un canto rítmico. Puede resultar más difícil determinar la especie de estas aves, ya que hay varias especies con cantos similares. Ejemplo: carbonero común.
Un tercer grupo entona composiciones bastante libres, pero de una forma prefijada. Esto significa que, por ejemplo, la longitud del canto siempre es la misma, o que todos los versos tienen la misma introducción. Ejemplo: colirrojo real.
Finalmente, existen aves que realizan composiciones libres, pero no tan libres que impida a las hembras reconocerlo. Para detectar a los pájaros cantores de este grupo, es necesario analizar la longitud, tono, tempo y timbre de la canción. Ejemplo: zarcero icterino.

Tono
Agudo: reyezuelo sencillo.
Medio: mosquitero musical.
Bajo: mirlo.

Longitud
La longitud del canto puede ser un indicador significativo a la hora de determinar qué ave estás escuchando. Muchas especies tienen una longitud de canto muy específica.
Corto (1-2 segundos): curruca zarcera.
Medio (3-4 segundos): pinzón vulgar.
Largo (5-10 segundos): chochín.
Interminable (muy largo): mosquitero común.

Tempo
Aunque la mayoría de las aves cantan a una velocidad media, en ocasiones puede resultar útil para identificar las aves.
Lento: mirlo.
Medio: mosquitero musical.
Rápido: curruca mosquitera.

Intensidad
Débil: reyezuelo sencillo.
Media: gorrión común.
Fuerte: ruiseñor.

Timbre
Muchas especies cantan con un timbre muy característico. No es posible describir el timbre concreto de la especie individual con solo unas pocas palabras, y distinguirlo a menudo es una cuestión de experiencia e inclinación musical. Sin embargo, estos son tres ejemplos de las diferencias fundamentales.
Desagradable: Verderón común.
Regular: Mosquitero común.
Agradable: Curruca capirotada.

Las aves tienen sonidos muy diferentes
El canto y los reclamos de las aves son algunos de los mejores indicadores a la hora de distinguir las diferentes especies. La mayoría de las especies incluso se pueden reconocer únicamente en base a la llamada o el canto y, en el caso de una amplia variedad de especies, es más fácil oír al ave que verla. Esto es especialmente cierto para aquellas especies que son más tímidas o que viven ocultas. Normalmente, los sonidos que emiten las aves se pueden clasificar en dos grupos principales: cantos y reclamos.

El canto es a menudo melodioso, y puede ser largo o repetitivo. Normalmente, el macho ejecuta el canto para marcar y defender el territorio, y para atraer a una o más hembras. Algunas veces, el canto se intensifica con una exhibición combinada en la que el ave agita las alas o canta en el llamado vuelo de canto. Algunas especies son buenas imitando, y son capaces de añadir todo tipo de sonidos de su entorno o simular el canto de otros pájaros.

Los reclamos están compuestos por un amplio grupo de sonidos que se utilizan durante todo el año y, por ello, se pueden escuchar muy a menudo. Se usan sonidos diferentes para las distintas situaciones, pero el mismo sonido puede utilizarse en varias situaciones, como cuando se usa el mismo sonido como reclamo de contacto y llamada de vuelo:

Reclamos de atracción: atraen a un pájaro de la misma especie.

Reclamos de contacto: se usan entre individuos para mantener unida la bandada. Existe una suave transición entre los reclamos de atracción y los reclamos de contacto.

Llamadas de vuelo: se usan cuando el ave despega o vuela, y tiene la misma función que los reclamos de contacto y de atracción.

Llamadas de alerta: expresan inseguridad e inquietud debido a un posible peligro. A menudo son suaves y quedas.

Llamadas de alarma: advierten sobre un peligro obvio. A menudo son muy ruidosas.

Reclamos de alimentación: usados por los polluelos para pedir comida a los padres. En el caso de los polluelos del gavilán común y el búho chico, el sonido se oye en un área muy amplia.

El sonido del batir de las alas: se origina al batir las alas en el aire. Es tan distintivo de determinadas especies que se pueden identificar solo basándose en eso. Este es, por ejemplo, el caso del cisne vulgar y del porrón osculado.

Tamborileo: la mayoría de los carpinteros golpean el pico contra una rama seca en lugar del canto.
Este sitio web utiliza cookies OK